PRECIOS DE SUSCRIPCION:
España: un año, 160 ptas.; dos años, 270 ptas.
Otros países: un año. US $5; dos años, US $8,50;
D IS I R) BP lì) OR ES E X I.Ü '
I ) S. A.
EDICIONES IBEROAMERICANAS
Pizarro,!? MADRID 'I«*f.31
i I SPAÑA
MVNDO HISPANICO
La revista para todos.
Los mejores reportajes gráficos.
La mejor información de España
y de Hispanoamérica.
Páginas a todo color.
Actualidad.
Modas.
Narraciones.
Las ciudades. Las costumbres.
El paisaje.
Publicación mensual.
LA REVISTA DE VEINTITRES PAISES
MVNDO
HISRAN'CO
N . 81 - »5 Fias.
/
¿ M U
C O / V r £ M P O / ? / ¿ A O A C A T ¿ a G / ? A / V O £ / A O B I C O Ñ A C
Ç A R L
O f
I I I
roa
C A R L O S III es un excep
cional coñac de la gran
dinastía D O M E C Q , en su
tipo clásico de SU A V E y
SEC O , envejecido duran
te décadas y décadas de
años en sus reposadas
soleras.
m
'f'w'íN mD0MECßT,ENE I
> Ä ° ' N0 CONCURRIR CONS^Sr RJ1! í i
^^j)CPOSIC)nN NAC,0
(Mita
5:
jo L E t ó v R E y E # ^
rc
_5v-
^Vi
7 a j
funate* en,73°
OE LÁ F R O N
t £Pí
Ä -
2 < C
CASA FUNDADA EN 1730
JEREZ d e laFRONTERA
j j ° n
1er
I
ND UDABLEMEN TE en el agitado y veloz proceso de
transformación que se registra en la vida colombia
na, uno de los hechos de mayor envergadura y que
constituye el más avanzado índice halagador para la
patria, es la socialización del ¿dito impuesta en menos de
cuatro años por el Banco Popular gracias a una potica so
cial y económica ideada y puesta en práctica, con acierto
y eficacia, por un equipo de hombres venes a cuya cabeza
se encuentra el Gerente General, doctor Luis Morales Gómez.
El Banco Popular, a ios tres años de vida, ha logrado
cubrir totalmente el territorio nacional y traspasar las fron
teras patrias, llevando a otros países, con amplio sentido
de unidad americana, su política de emancipación económi
ca. Parecía exótico y se formularon diversas y profundas
críticas cuando a la fundacn del Banco Popular sus di
rectores hablaron de la socialización del crédito. Ya estaba
vigente el ensayo de socialización de la vivienda y de la
salubridad pública. Pero faltaba la parte principal, porque
nada ganaba el trabajador colombiano con lograr fácilmente
casa propia, si le faltaba la manera de financiar tan grata
ambicn. Los Bancos en Colombia fueron siempre sitios que
nunca pudieron escalar el pequeño industrial, el trabajador,
el obrero, el chófer. Las chequeras eran instrumentos al
servicio exclusivo de ios potentados y las puertas de los
Bancos lo se abrían para las grandes negociaciones bur
guesas1, que se movilizaban por amplias avenidas entre los
más poderosos, sin tener en cuenta una nutrida clientela
de gentes trabajadoras y honradas cuyas aspiraciones esta
ban frustradas, porque no existía uno mono generosa que
diera curso a sus proyectos y equipara su capacidad de
trabajo.
Pero, cuando menos se pensaba, hubo estupor en el país
y se armó un escándalo, porque gentes del pueblo y hombres
sin vinculaciones burguesas, ni orlas privilegiadas, también
lograban acceso hasta las casillas de un Banco, abrían su
cuenta corriente y dialogaban cordialmente con Gerentes y
altos empleados cuya tarea inicial fue la de enseñar a ma
nejar tan difícil instrumento, orientcrlo en sus negocios y
procurarle en forma amplia y generosa el dinero ambiciona
do pora enfrentarse a la vida y m irar sonriente el porvenir.
Haber logrado llevar hasta el pueblo, hasta el hombre
común, la educación bancaria, puede considerarse como la
verdadera revolucn social de Colombia. Y esto es un hecho
vigente que no admite discusión. En un principio se presen
taron los inconvenientes comunes que tiene toda organiza
cn naciente, pero debido a una permanente empresa de
educacn y de informacn pora los millares de clientes del
Banco Popular, la Institucn ha logrado sobreponerse, por
que su potica ha sido comprendida y acatada, en tal forma,
que el Gerente General, en su último informe, pudo decir
a todo el pueblo colombiano que los pobres también pagan.
Hasta el momento, el Banco Popular ha prestado 220 millo
nes de pesos y la cartera apenas vale 90 millones, mientras
sus depósitos consolidados ascienden a 116 millones. Pero el
dato más ilustrativo de lo que significa la socialización del
cdito en Colombia, podemos verlo en el informe del primer
íemestre de este año, durante el cual el Banco pres
46 millones de pesos a un promedio de 1.200 pesos por
cliente. Es decir, que se favoreció exclusivamente al pequeño
trabajador, al empleado y al empresario, pues el crédito del
Banco Popular es fácil, no exige el ahorcamiento del favo
recido y es oportuno para remediar las necesidades del
pueblo.
Por eso es que a los tres años el Banco Popular ha irriga
do en las clases menos favorecidas su política redentora.
Porque ya no es únicamente el Banco como institución et
que está al servicio del pueblo. Tres nuevas filiales colaboran
en esa patrtica tarea. Primero, la Caja de Ahorros del
Banco Popular, que recibe consignaciones desde dos pesos
en adelante y proporciona al suscriptor ventajas estupendas,
ya que el poseedor de una libreta de la Caja de Ahorros del
Banco Popular se hace acreedor a un seguro de vida equiva
lente a sus depósitos; participa en sorteos trimestrales, en
los cuales el favorecido recibe una cantidad igual a la que
tiene guardada; acumula los intereses corrientes por el de
pósito; tiene la facilidad inmediata de poder hacer préstamos
ordinarios e hipotecarios en el Banco Popular; y además,
por ley de la República, quien tenga una libreta de ahorros
puede participar en los sorteos permanentes de casas que
hace el Instituto de Crédito Territorial, con ventajas que
no ofrece ninguna otra Institucn parecida, ya que el
Banco Popular también tiene Banco Hipotecario Popular
que facilita inmediatamente el dinero para el suscriptor de
la Caja de Ahorros que haya ganado una casa en los sorteos
del Inscredial. Y fuera de todo esto, la Compañía Popular de
Seguros entrega un seguro de vida a todos los deudores del
Banco. Es decir, que la socialización del cdito impuesta por
el Banco Popular en Colombia cubre todas las necesidades
del pueblo, hasta el punto de que si 1a desgracio llega
cuando un trabajador es deudor, el seguro de vida te cubre
autom áticamente la obligación y la familia no recibe ia
herencia de deudas que, posiblemente con la ausencia del
jefe, no poda pagar.
Todo esto nos permite afirm ar que el Banco Popular
cumple en Colombia y en los países donde funcionan filia
les suyas, una labor revolucionaria imposible de superar.
Llevar el crédito fácil hasta las zonas desam paradas; fi
nanciar por intermedio de Acopi las pequeñas y medianas
industrias; fom entar el espíritu del ahorro y educar al pue
blo y a fa niñez en la sana costumbre de asegurar el por-
venir; sacar de las garras de tos agiotistas e quienes le
empeñaban su vida y sus haberes por no perder la propiedad
hipotecada; llegar hasta las actividades más insólitas e
implantar allí una organización que permita a quienes se
ganan la vida en lucha ruda con ta existencia, medios y
oportunidades que nunca estuvieron a su alcance.
El Banco Popular es también el Banco de todos. El Banco
Popular es el poderoso Banco de los pobres. Y sirve por
igual. Desde el estudiante hasta el chófer y desde la viuda
hasta el empleado de café. Hace apenas unos pocos días
empezó a funcionar una nuevo Agencia dei Banco Popular
en la Ciudad Universitoria en donde van o prestarse a
estudiantes y profesores todos los servicios da la Institu
cn. Bien conocida es la doloroso travesía del estudiante
que por lo general es pobre, esperando el giro fam iliar que
muchas veces tardo, para poder subsistir. Y esa necesidad
obliga al estudiante a empeñarse con los usureros, quienes
disfrutan mensualmente de la mitad, por lo menos, de su
cuota. También ai universitario llegó el remedio a sus pro
blemas porque el Banco Popular, siempre alerta para cubrir
todas las necesidades del conglomerado, ha resuelto instalar
en la propia Ciudad Universitaria de Bogotá, repetimos, una
Agencia que solucionará a los estudiantes adversidades
económicas que desde hace años se han mantenido vigentes.
Hace poco se iniciaron conversaciones en Colombia para
la instalación de una factoría de la poderosa fábrica de
automóviles Kaiser.
Las primeras entrevistas fueron acaparadas por los pode
rosos dueños del monopolio industrial del país. Pero frente
a esa situación, el Banco Popular, el poderoso Banco de los
pobres, entró a defender sus intereses. Y la empresa Kaiser/
que ya es una realidod nacional, no va a ser controlada
por dos o tres m agnates, sino que en ella van a tener opor
tunidad de trabajar 250 pequeños industriales de todo el
país, quienes aportarán el capital por intermedio del Banco
Popular en igual suma a como iban a hacerlo los duos
de la riqueza nacional. A la empresa Kaiser, que fabricará
automóviles antes de un año, estarán vinculados 250 talle
res, pequeñas empresas que facilitarán sus productos a fa
gran fábrica y trabajadores cuya mono de obra no va o
ser ya la de un asalariado al servicio del poderoso, sino la
de un accionista al servicio de su empresa.
Sería largo enumerar los múltiples servicios prestados por
el Banco Popular al desarrollo y el incremento de ki econo<
m?a nacional. Ese aspecto daría material para otro capítulo.
En esta breve nota, lo queremos destacar el hecho real
y extraordinario de la socialización del crédito. La» 40 Ofi
cinas del Banco Popular en Colombia están a todas horas
repletas de gentes de diversas clases y actividades en busco
de una ayuda y con la esperanza cierta de un apoyo. Co
lombia ha superado en Am érica, una dé las etapas más
difíciles, cual es la de enseñar a las gentes que por razones
obvias carecen de una cultura sólida y de una educación
universitaria, a manejar sus pequeños y pobres negocios a
través del Banco, a pagar con cheques, a dejarse orientar
por las sabias y prácticas enseñanzas de quienes conocen
el ritmo de los negocios y la forma práctica como debe
ser invertido el dinero.
A los nuevos avances de la industria nacional, los pro
gresos incalculables del pars, la riqueza acum ulada sin tasa
en el territorio patrio, las inmensas energías disponibl
en el formidable capital humano de nuestra raza, se vino
a sumar oportunamente y con eficacia m aravillosa, la so
cialización del cdito impuesto por el Banco Popular, toree
que los colombianos y el país habrán de reconocerle para
siempre al ¡oven y dinámico Gerente doctor Luis Moral
Gómez.
4
j j i j g l i . ÊSïïâàâL W ¡SBgäjSSäi
NpT
W/ÊÏ ¡ j i l
i H i H
Ir
(
EN EL CORAZON
DE BOGOTA
400 habitaciones con baño privado y
calefaccn central.
Sencillas de $ 22 hasta $ 32
Dobles de $ 32 hasta $ 42
Departamentos de $ 55
Mejores facilidades para convenciones,
banquetes y matrimonios
Tel. 20101 Cables: INHOTELCOR
HOTEL
TEQUENDAMA
j jlfl Ö
[ r j l
r z j L .
5
30 barcos en tráfico permanente sirviendo los
intereses económicos de nuestros países por el mundo
Los remolcadores conducen el café al puerto de Cartagena de Indias por
el canal del Dique. El tráfico se mantiene durante el día y la noche.
E
p L C a n a l d e l D iq u e es u n a v ía a c u á t ic a q u e
1 . u n e la b a h ía d e C a r t a g e n a ( C o lo m b i a ) c o n e l
r ío M a g d a le n a . E st e r i o h a s i d o l la m a d o « E l
p a d r e d e la c iv il i z a c ió n c o lo m b ia n a », p u e s
f
»o r é l E s p a ñ a d e s c u b ri ó a C o lo m b ia , la c o lo n iz ó y
e d i ó su c iv il iz a c i ó n . L a h is t o r i a d e l C a n a l d e l D i
q u e es in te n s a y d e s d e e l a ñ o d e 1571 h a o c u p a d o la
a t e n c ió n d e r e y e s , v i r r e y e s , g o b e r n a d o re s , a lc a l
d e s , p r e s i d e n te s d e la R e p ú b lic a , p u e s su i m p o r
ta n c i a en la v i d a c o m e r c i a l , in d u s t r ia l y s o c ia l d e
C o lo m b ia es v i t a l, p o r e l h e c h o d e q u e C a r t a g e n a
es e l p u e r to m á s im p o r t a n te d e la R ep ú b l ic a . E l
C a n a l d e l D i q u e , d ic e u n v i e j o f o ll e t o e n lo s a r
c h iv o s d e In d ia s s e in i c i ó « e n 15 71, c u a n d o M a te o
R o d r í g u e z , q u ie n l le v a b a v a r io s a ñ o s s ir v ie n d o a l
r e y d e E s p a ñ a en In d ia s , p r o y e c t ó la a p e r tu r a d e
u n c a m in o d e h e r ra d u r a e n tr e es o s d o s l u g a r e s .
R o d r í g u e z o b t u v o d e la C o r o n a d e E sp a ñ a e l p r i
v il e g io d e su c o n s t r u c c ió n , y c u m p lió su p r o m e s a
— d es p u é s d e v a r io s p le it o s , e n t r e o í r o s c o n M a r tín
P o l o - , u n i e n d o a C a rt a g e n a , p a s a n d o p o r e l d i*
q u e d e M a h a te s (p a s o d e la B a ls a ) y l le g a b a a l r ío
M a g d a l e n a a l s it io ll a m a d o B a rr a n c a d e M a te o ,
m á s t a r d e B a r ra n c a d e l R e y . y h o y B a rr a n c a
N u e v a . S u r e c o r r i d o r e p r e s e n t a b a u n la r g o y p e 
n o s o v ia je . H a b í a q u e h a c e r lo a lo m o d é m u la . E n
la s é p o c a s d e i n v ie r n o , e l c ita d o c a m i n o se h a c ía
in tr a n s it a b le : t e r r e n o s c e n a g o s o s, p a n t a n o s , c r ia 
d e r o s d e m a la r i a . S in e m b a r g o , n o h a b ía o t r o m e
d io d e c o m u n ic a c i ó n e n tr e e l p u e r to m a r ít im o y e l
in t e r i o r d e l p a ís . P o r e s p a c i o d e c a si un s ig lo s e le
u t i li z ó , sin e m b a r g o ».
D e s p u és fig u r a n lo s g o b e rn a n te s C le m e n t e S o
r ia n o t r a ta n d o d e u n ir e n t r e s í la s c ié n a g a s p e r o
la o b ra l e re s u lta b a c o s t o s ís i m a . O t r o d ía ll e g a a
C a r t a g e n a , d e p a s o p a ra la p r o v in c ia d e A n ti o q u ia ,
JUNTA DE CONSERVACION
DEL CANAL DEL DIQUE
¿QUE ES EL CANAL DEL DIQUE?
c u y o g o b i e r n o i b a a e je r c e r , d o n P e d r o Z a p a ta d e
M e n d o z a . E ra u n a p e r s o n a d e d is t in c i ó n , c a b a
ll e r o d e l a l t o d e S a n t ia g o , h ij o d e l c o n d e d e B a r a
ja s (q u e fu é m a y o r d o m o d e S. M .) s o b r in o d e l C a r
d e n a l Z a p a t a , v ir r e y d e N á p o le s e i n q u is id o r en
R o m a , M a e s t r e d e C a m p o , y u na s c u a n ta s c a m p a
n illa s m á s. C u a n d o a Z a p a ta se le e n c a r g ó t r a n s i
t o r ia m e n te d e l m a n d o d e C a rt a g en a , la c iu d a d
a t r a v e s a b a u n a s itu a c ió n b a s ta n te c r ít ic a . H a b ía
lu c h a s y p e n d e n c ia s , li t ig io s e n tr e la s c o r p o r a c i o 
n e s y a u t o r i d a d e s , p o b re z a e n la h a c ie n d a m u n ic i-
f
ia l, sis a en la c a rn e d e c e r d o y e n c a r e c im i e n t o d e
os a r tí c u lo s d e p r i m e r a n e c e s id a d . N o o b s ta n te ,
Z a p a ta e s c u c h ó la id e a e x is te n te d e a b r ir u n c a n a l
y su fé rr e a v o l u n t a d la h i z o s a c a r a d e l a n t e y e l 23
d e o c t u b r e d e 1649 r e u n ió e l c a b il d o s e c u la r d e la
c iu d a d y p r e s e n t ó s u i d e a p a r a e s tu d io . P o r e s e
C a n a l s e tr a e r ía a C a r t a g e n a t o d o e l o r o d e la
c o lo n ia , s e ría d e s p e n s a y v í a d e e s c a p e c u a n d o e l
a t a q u e d e l p ir a t a . L u e g o a p a r e c e n e l R e v e r e n d o
P a d r e F r a n c i s c o d e R a d a q u ie n e r a g u a r d iá n d e l
C o n v e n t o d e lo s P a d re s F r a n c is c a n o s , e l i n g e n ie r o
y c a p it á n Ju an S o m o v i ll a T e x a d a . F ra n c is c o G a s-
t e l b o n d o , P e d r o F e r n á n d e z d e B u sto , y p o r f in el
24 d e j u l io d e 1650 se a n u n c ió a lo s c a r t a g e n e r o s
q u e el c o st o d e la s o b ra s h a b ía s i d o d e t re in ta m i l
p e so s d e a o c h o re a le s q u e h a b í a fa c ili t a d o d e su
p r o p io p e c u l io e l g o b e r n a d o r P e d ro Z a p a t a d e
M e n d o z a .
L u e g o v ie n e u n a e t a p a d e p e rf e c c io n a m ie n to y
e l L ib e r t a d o r B o lí v a r le r e c o g i ó e im p u ls ó m ejo ra s.
D u ra n te e l s i ti o d e C a r t a g e n a p o r e l P a c ific a d o r
P a b lo M o r i ll o , fu é t e a tr o d e e s ce n a s h is tó ric a s.
A l l í se v o ló la ta p a d e lo s s e so s e l C o r o n e l p at riota
F r a n c is c o S a n a rr u s ia d e P r e t e lt c u a n d o c o nd u c ía
a lim e n to s a lo s s iti a d o s d e la c iu d a d , y se v i ó c er
c a d o p o r las fu e r z a s r e a lis t a s .
H o y en d ía e l C a n a l es u n a o b r a p e rfe c ta .
T ie n e 114 k iló m e tr o s d e e x t e n s ió n y u n a p r o fu n d i
d a d m ín im a d e 3 m e t r o s co n u n a a n c h u r a d e 60.
S e m o v i liz a n p o r é l m á s d e 1 70 .0 00 t o n e la d a s de
m e r c a d e r ía s p a ra t o d a la R e p ú b lic a y su s rib er as
s on g ra n d e s p la n t ío s d e a r r o z a le s . E s tá c o n s id e ra d o
c o m o la o b r a h id r á u li c a m á s im p o r t a n t e en la
A m é ri c a L a t in a e x c lu i d o e l C a n a l o e P a n a m á . Es
s i tio p in to r e s c o d e re c r e o d e l tu ris ta y p a r a ís o de
p e s ca y c a c e r ía . E l G o b ie r n o N a c io n a l lo h a pu esto
b a jo la v ig il a n c ia d e u n a J u nta c ív ic a q u e p re sid en
d e s ta c a d os e l e m e n to s d e la in d u s tr ia y d el c o m e r
c io c a r t a g e n e r o s y e llo s s o n : D r . E d u a r d o L e m a itr e
R o m á n , P r e s id e n te ; D r. G a b r ie l R o d r í g u e z F ra n co .
V i c e p re s i d e n t e , D . N i c o lá s d e l C a s t ill o S tev e n s on .
D o n E u g en io G o n z á le z J r., D . H e r n a n d o V er g a ra
T á m a r a y D . A m a u ry d e la V e g a , V o c a l e s ; d ir e c
c i ó n té c n ic a a c a r g o d e l I n g e n ie r o D r . Ju an P ed r o
D ía z A l v a r a d o , y S e c r e ta r io d e la D ir e c tiv a ,
D o n A n t o n io M * . P r e te lt M a r t ín e z .
Vista panorámica del Puerto de Cartagena de Iridias, al fondo se divisa la Cima de la Popa, donde se halla el Santuario de la Virgen de la Candelaria.
J
TAC -2«
Por primera vez, T A C A de V enezuela,
en combinación con la L ín e a A éropostal V enezolana,
ofrece a u sted la p o sibilidad de via ja r
rápida y confortablem ente a cualquier parte del mundo.
Ahora, Europa, lo s E E .U U ., e l m edio O rien te, etc.
esn a su alcance en los lu jo so s C on stella tio n s de L A V .
... y como una co rtesía esp e c ia l, TACA
ofrece a u sted la po sibilidad de pasar una noche ino lvidable en Caracas,
la capital más moderna de Am érica,
con todos lo s g asto s pagados en el hotel de su agrado.
Consulte hoy con sus agentes de viajes.
T A C A
i
MV ND O
HISPANICO
COMPAÑIA COLOMBIANA DE SEGUROS
FUNDADA EN 1874
SEGUROS DE:
INCENDIO
TRANSPORTES
MANEJO Y CUMPLIMIENTO
NAVEGACION
AUTOMOVILES
VIDA:
Individuóles y
Colectivos
ACCIDENTES
Personales y
del trabajo
SEGUROS VARIOS
CASA PRINCIPAL BOGOTA COLOMBIA, S. A.
CORRESPONSALES DE VENTA
ARGENTINA-. José Pérez Calvet, Suipacha, 778. Buenos
Aires. BO LI VIA : Gisbert y Cía. Librería La Universitaria.
Calle Comercio, meros 125-133. La Paz.—COLOMBIA:
Librería Nacional, Limitada. Calle 20 de Julio. Apartado
701. BarranquUla.-Carlos Climent. Instituto del labro. Popa-
yán. Librería Hispania. Carrerra 7.*, 19-49. Bogo. Pedro
J. Duarte. Selecciones. Maracaibo, 49-13. Medellín . ÇOSTA
RICA: Librería pez. Avenida Central. San José de Costa
Rica.-CUBA: Oscar A. Madiedo. Agencia de Publicaciones.
Presidente Zayas, 407. La Habana .CHILE; Vda. de Edmundo
Pizarro. Huérfanos, 1372. Santiago. ECUADOR-. Agencia de
Publicaciones Selecciones. .Plaza del Teatro. Quito. Nueve
de Octubre, 703. Guayaquil.—EL SALVADOR: Cultural Sal
vadoreña S. A. 2. Avenida Sier, 6.* Calle Oriente,San Salva
dor.ESPAÑA; Ediciones Iberoamericanas, S. A. Pizarro, 19.
Madrid.-FILIPINAS: Andrés Muñoz y Muñoz, Tanneesee. 510.
Manila.GUATEMALA: Librería Internacional Ortodoxa.
7.* Avenida Sur, 12. Guatemala.- Victoriano Gamarra La-
Norte, 20. Quetzaltenango. puente. 5.* Avenida H A IT I:
Librerías y quioscos de Puerto Príncipe.— HONDURAS: Agus
n Tijerino Rojas. Agencia Selecta. Apartado 44. Tegucigalpa
D. C.MARRUECOS ESPAÑOL: Herederos de Francisco
Martínez. General Franco, 28. Tetuún.—MEXICO: Juan Iba-
rrola. Libros y revistas culturales. Donceles, 27. México.—
NICARAGUA: Ramiro Ramírez. Agencia de Publicaciones.
Managua D. N .PANAMA: José Menéndez. Agencia Inter
nacional de Publicaciones. Panamá. PARAGUAY: Carlos
Henning. Librería Universal. Catorce de Mayo, 209. Asun
cn.PERU: José Muñoz. R. Mozón, 137. Lima.PUERTO
RICO: Matías Photo Shop. Fortaleza, 200. San Juan.—RE
PUBLICA DOMINICANA: Instituto Americano del Libro
y de la Prensa. Escofet, Hermanos. Arzobispo Nouel 86. Ciu
dad Trujillo. URUGUAY: Germán Fernández Fraga. Duraz
no, 1156. Montevideo. VENEZUELA: Distribuidora
Continental. S. A. Boleroa Pineda, 21. Caracas.—BELGICA:
Justo C. Ruiz López. 42, Rue d’Aremberg.-Agence Message
ries de la Presse. 14 à 22, Rue du Persil. Bruxelles.— BRA
SIL: D. Fernando Chinaglia. Avnda. Presidente Vargas, 502,
19.“ andar. Río de Janeiro .CANADA: Periódica 5102,
B. P. 10, Montreal 34.-ESTADO S UNIDOS DE NORTE
AMERICA: Roig Spanish Book. 576, Sixth Avenue. New
York, 11 .-FRA NC IA : L. E. E. Librairie des Editions Espag
noles. 78, Rue Mazarine. Paris (6ème).Librería Mellat. 15,
Rue Vital Caries. Burdeos.—PORTUGAL: Agencia Interna
cional de Livraria y Publicoes. Rua San Nicolau, 119. Lisboa.
8
LINKER
PRINCIPE, 4 - MADRID
TELEFONO 3135 15
MINIATURES
PORTRAITS
IN OIL
PASTEL
CRAYON
FROM ANY
PHOTO
RETRATOS
AL OLEO
MINIATURAS
DIBUJOS
PASTEL
DE
CUALQUIER
FOTOGRAFIA
« ÇotOG
(arttiíia, uñ coma 6q íaes
, i? yo&em oe War « W
úrjwas Jttittkiow«.
CONSULTENOS PRECIOS Y CONDICIONES
PREVIO ENVIO DE ORIGINALES
MINIATURA DE 58 x 73 mm.
MINIATURA DE 58 x 73 mm
BARRANQUILLA
(C O L O M B IA )
H O T E L
DEL
P R A D O
250 LUJOSAS HABITACIONES
TODAS CON BAÑO
100 CON AIRE
ACONDICIONADO
PISCINA, CANCHAS DE TENIS,
CLUB NOCTURNO, DOS BARES,
JARDINES TROPICALES
BALNEARIO A LA ORILLA
DEL MAR CARIBE
ADMINISTRADO
POR LA
INTERCONTINENTAL HOTELS CORP.
135 EAST 42 Nd ST. NEW YORK, USA
TIERRAS HISPANICAS
COLECCION
UN ALARDE EDITORIAL
DE LAS ED ICIO N ES
«LA CIUDAD DEL APOSTOL»
Un gran libro sobre Santiago de Compostela
«Tierras Hispánicas es el título de una nueva co
leccn de Ediciones «Mundo Hispánico», que va a
presentar con esplendor gfico inusitado, en hue
cograbado y en color, las bellezas de los dos
mundos de la Hispanidad.
El primer volumen de esta colección es consa
grado a Santiago de Compostela, con un magnífi
co ensayo de Jo Filgueira Vaiverde, en el que
se recoge la quintaesencia histórica y artística del
gran santuario gallego.
En la misma coleccn aparecerán en breve otros
cuadernos consagrados a Cartagena de Indias, Sa
lamanca, Quito, El Escorial y otras ciudades y
monumentos de ambos mundos hispánicos.
P R E C IO : P t a s . 1 2 0 , - Distribuidores exclusivos: «E . I. S. A .» , Pizarra, 19 - M A D R ID P R E C IO : P t a s . 1 2 0 , -
Descuento del 25 °/a los señores suscriptores de «M undo Hispánico», «Cuadernos Hispanoamericanos» y-«Correo Literario».
Condiciones especiales para los que suscriban esta nueva coleccn, dirigiéndose al Sr. Administrador de «Ediciones Mundo Hispánico», Alcalá Galiano, 4 -M a d r id (España).
MVNDO
HISPANICO
T
w íW J
æ A
NUMERO ESPECIAL DEDICADO A COLOMBIA
1955 SUPLEMENTO AL NUMERO 86 1955
SUMARIO
gs.
Portada: HOMENAJE A COLOMBIA, por el pintor J. A. Molina
Sánchez
COLOMBIA: LAS ARMAS Y LAS LETRAS, por R. G. G.
..........
11
COMUNION MAS QUE COMUNIDAD, por el Excmo. Sr. D. Gilberto
Alzate Avendaño
.......................................
13
HERALDICA COLOMBIANA, por Dalmiro de la Válgoma. (Ilustra
ciones de R. Abad) ........................................................................... 14
SIETE RAICES DEL PRESENTE COLOMBIANO. (Ilustraciones de
E. Ribas)
.......
.
..................................................................................
. 15
REALIDAD Y FUTURO DE COLOMBIA ............................................. 16
FUERZAS ARMADAS .................................................................... 18
FUENTES DE RIQUEZA (LA ECONOMIA COLOMBIANA DENTRO
DEL CONJUNTO IBEROAMERICANO), por J. Bolet Pascual y
J. I. Ruiz de la Orden. Gráficos de Daniel del Solar
......................
19
JIMENEZ DE QUESADA. (Oleo de Vázquez Díaz.) ............................. 28
ORACION EN LA QUINTA DE BOLIVAR, por Guillermo Valencia ... 29
GALERIA DE PRESIDENTES DESDE 1900 .................................
.....
30
EMBAJADOR EN ESPAÑA, por José de las Casas Pérez
...............
31
ONCE FIGURAS DE LA ACTUAL COLOMBIA. (Retratos por R. Ra
mos.)
............
......................................................................................
32
BOGOTA. (Fotos A., Abosaid y Sady.) .............................................
.
33
FIESTAS DE SOCIEDAD. (Fotos Sady.)
.
............................................
38
LOS NOS .............................................................. 41
LOS DEPORTES. (Fotos A., Sady, Albero y Segovia y C. Sarmiento) 42
PAZ DE RIO ........................................................................................... 44
CARTAGENA DE INDIAS, por Eduardo Caballero Calderón
............
46
CALI. (Fotos Mult y A.)
.......................................................................
51
MANIZALES. (Fotos C. Sarmiento y A.) ............................................. 52
BARRANQUILLA. (Fotos Scopell, Nereo, C. Cívica y A.)
...................
56
TUNJA y PASTO ................................................................................... 59
MEDELLIN y POPA Y AN
.......................
................................................ 60
EL RIO MAGDALENA, por el Hno. Justo Ramón, F. S. C
...............
61
LA CATEDRAL DE SAL DE ZIPAQUIRA
.........................................
62
PANORAMA DE LA CULTURA COLOMBIANA, por J. E. Aragonés.
(Fotos Basabe; ilustraciones de Lara.) ............................................. 63
EL INSTITUTO CARO Y CUERVO, por José M. Rivas Sacconi
.........
67
LA POESIA. (Introducción por Luis Rosales; ilustraciones de Gabriel.) 68
LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA ................................ 72
BOTANICA Y ZOOLOGIA, por el doctor Pérez Arbeláez
...................
75
COLOMBIA, ESLABON RACIAL DE AMERICA, por Antonio Andra
de. (Fotos G. Reichel-Dolmatoff y Aca.)
......................................
76
HUELLAS DE ESPAÑA EN COLOMBIA
......................................
.
79
EL MUSEO DE ARTE COLONIAL
...................................
" ' 82
MUSEO DEL ORO ................................................................................. 83
LA PINTURA COLONIAL Y LA CUMBRE DE VAZQUEZ CEBA-
LLOS, por F. Gil Tovar
.
................................................................... 84
LAS ULTIMAS TENDENCIAS, por J. M. Moreno Galván
...............
85
GRABADO DE LA ANTIGUA COLOMBIA
......................................
88
Colaboracn artística de J. Feo. Aguirre, Enrique Ribas y Daniel del Solar
DIREC C ION Y RED ACCIO N:
AVE N IDA DE LOS R EYES CATO LICOS
(CIU D AD U N IV E R S IT A R IA )
TELEFONO 24-87-91. M A D R ID
ADMINISTRACION :
ALC ALA G A L IA NO , 4.—D IR ECCIO N POSTAL
PA R A TOD OS LOS SER V IC IOS: APAR TAD O
DE CORREOS NUM. 245
EMPRESA D IS TR IB U ID O R A :
EDICIONES IBE R O A M E R ICAN A S
(E. I. S. A .)
PIZARRO , 17. M AD R ID
HUECOGRABADO :
HUECOGRABADO AR TE (B IL B A O )
OFFSET Y ENCUAD E R N A C IO N:
EDICOLOR, S. A. (M A D R ID )
Ejemplar ordinario: 15 pesetas.—
Suscripción semestral: 85 pesetas.—
Suscripción anual: 160 pesetas
(5 dólares).Suscripción por dos
os: 270 pesetas (8’50 dólares)
Entered as second class matter at
the post office at New York,
New York
COLOMBIA:
LAS ARMAS Y LAS LETRAS
E
STA es Colombia... con su espuma y su cántaro, curvada dulcemente sobre
el hombro de América” (Jorge Rojas); alto cielo, dos mares, atraviesan su
fuego ecuatorial la frescura del Cauca y del Magdalena; en montañas difíciles,
en cordilleras nevadas y en dulces, amplias llanuras florece su suelo. Esta
es Colombia: el marco de un mundo espiritual en el que la tradición española
ha echado sus más profundas raíces. El rumbo de su destino cultural lo seña
laron don Gonzalo Jiménez de Quesada y el clérigo Juan de Castellanos, ambos
soldados, y en el retiro y el descanso hombres de letras. Colombia nace al
mundo de la Historia Universal y del Occidente cristiano bajo el signo caballe
resco del más puro ideal hispánico: el equilibrado, clásico ejercicio de las armas
y de las letras.Tierra de poetas y generales”, decía Rubén Darío de Hispano
américa ; ciñendo más la frase podrá decirse de Colombia : patria de caballeros
letrados. De ahí la bella sobriedad de su estilo de vida. España engendró el es
píritu en un marco natural, en el que la estridencia del trópico pierde su agu
deza. El Capítulo de la Conquista es la realización de un sueño utópico : la es
piritualización de la apacible Naturaleza.
Transcurrido ya el tiempo de la Conquista, pasado el trajín de las armas y
transformado él fatigoso ir y venir de los soldados en apacible vida, empieza el
Virreinato de la Nueva Granada a cultivar las Ciencias y la Literatura. El Co
legio Real Mayor y Seminario de San Bartolomé, el Salmantino Colegio Real
Mayor de Nuestra Sora del Rosario, que fundó fray Cristóbal de Torres; las
cnicas picarescas de Juan Rodríguez Freyle, el gongorismo apasionado de Her
nando Domínguez Camargo, la Historiografía de Lucas Fernández de Piedrahita,
de Juan Flórez de Ocariz, de fray Alonso de Zamora y del jesuíta Manuel Ro
dríguez; el arte plástico de los Figueroa y de Gregorio Vázquez de Arce y Ce-
ballos y, por fin, la stica de sor Francisca Josefa de la Concepción de Cas
tillo y Guevara, cruzan estos primeros tranquilos años, asientan el hogar dei
espíritu y preparan a Colombia a su viviente marcha en los siglos posteriores.
El clima respira disputas teológicas y filosóficas: la discusión en torno a la na
turaleza de los indios y al derecho de dominio dejan sembrada la modernidad.
La Ilustración llega en lengua espola, alimentada y nutrida de humanismo es
pañol. Las revueltas que prefiguran la Independencia no son otra cosa que la
espontánea manifestación del espíritu hispánico, configurado y trasplantado al
pueblo por los lectores y eruditos universitarios.
El fiscal don Francisco Antonio Moreno y Escann tiende el puente entri
la Colonia y la modernidad. El germen español comenzaba a florecer, la madu
rez de los países del Imperio buscaba su forma de expresión histórica. El plan
provisional de estudios de Moreno abre campo a las enseñanzas del sabio es
pañol don José Celestino Mutis. Armas y Letras: desde lastedras salmantinas
del Colegio Real Mayor de Nuestra Señora del Rosario, una generación en
ciende los espíritus y prepara el advenimiento de las espadas. España se en
frenta caballerescamente a España. Las lecciones científicas de Francisco José
de Caldas y las empresas culturales de la Expedición Botánica adquieren una
función política y militante. Antonio Nariño abre la puerta a la influencia fran
cesa; pero, en el fondo, el pensamiento de los independistas, ajeno a otros
mundos, no es otra cosa que la expresión del dolor de España: a estos soldados
y sabios les duele España en el coran, y cuando piden que se vuelvan los
ojos a Europa, no hacen otra cosa que proponer una solución a Jos problemas his
pánicos, no hacen otra cosa que situarse en una línea del mejor pensamiento
español.
Cuando Bolívar concluyó sil tarea, la Colombia independiente siguió por el
nuevo camino con el espíritu hispánico inquebrantable. Un paréntesis ilustrado
y liberal no deja apenas huella. Entre el Bentham introducido por Santander
y los esfuerzos por descastar los Estados Unidos de Colombia, se clavan fuertes
los ardientes clavos del pensamiento tradicionalista de un Caro, por ejemplo, y
vence al fin, de nuevo en las aulas del Colegio Mayor de Nuestra Señora del
Rosario, el mejor espíritu hispánico en la persona de monsor Rafael María
Carrasquilla, ya entrado el siglo XX. Durante años rigió a Colombia el salman
tino saber y la prudencia política del Claustro de fray Cristóbal de Torres.
Pero entretanto, el desarrollo político y económico de Colombia iba aumen
tando ; presidida por poetas y graticos, latinistas y jurisconsultos de corte
romano, Colombia sufre el impacto de la vida cnica contemporánea. Encuen
tra su equilibrio en los versos de Silva, Valencia, Maya, Jorge Rojas y Eduardo
Carranza, entre otros. ¥ asoma en estos tiempos como confirmación de su espí
ritu tradicional con la figura del general Gustavo Rojas Pinilla. Colombia sigue
fiel a la Hispanidad ; tradición y progresos dentro de un mundo en el que la
inteligencia y el espíritu ocupan el primer rango. _
Sobre el hombro de América...” Colombia resume dentro del mundo his
nico el ideal de Atenas; clasicidad en el equilibrio de las armas y de las letras;
realidad y promesa de perennidad quijotesca.
R. G. G.
11
A V / A N C A
LA EMPRESA DE AVIACION MAS ANTIGUA DE AMERICA
TODOS LOS DOMINGOS/ salidas de Madrid para:
PANAMA
SAN JOSE
MANAGUA
TEGUCIGALPA
SAN SALVADOR
GUATEMALA
MEDELLIN
CALI
QUITO
GUAYAQUIL
LIMA
SANTIAGO
en sus modérnos, cómodos y veloces
y "Sleeperette" (sillones litera)
Precios de Turismo para espa
ñoles residentes en España:
VIA BARRANQUILLA VIA BOGOTA
PTAS. 16.419 PTAS. 17.901
Para más detalles,
consulte a su
A G E N C IA D E V I A J E S
o bien a nuestros Agentes Generales
*
Pan American Airways
Edifìcio España, Pza. de España, Tel. 32-33*00 - MADRID
Mallorca, 250, Tel. 37*00 03 - BARCELONA
COMUNION MAS QUE COMUNIDAD
POR EL
EXCMO. SR. D. GILBERTO ALZATE AVENDANO
EMBAJADOR DE COLOMBIA EN ESPAÑA
O he venido, como em bajad or de Colom bia,
a cu m p lir un a función de enlace. No me
propongo sólo m antener, a p re tar y ensan
char las excelentes relaciones seculares en
tre E spaña y m i país, sino que aspiro a
ser un copartícipe m odesto, un oscuro op erario de una em 
presa h istórica, porq u e en ella creo. Consiste en que ia con
ciencia del vínculo en tre los pueblos hispano -p arlantes sea
cada vez m ás potente y que la person alidad hispán ica como
tal tenga p resencia en el concierto del m undo.
Los nexos que nos atan, la com unidad lingüística, igual
origen étnico, la m ism a fe católica, parejas perip ecias his
tóricas y un a sem ejante in terpretación de la existencia d e
term inan fueros y privilegios. No solam ente nos h acen afi
nes, sino solidarios, dentro de una h erm an dad auténtica,
sin tutelas y sin m ayorazgos.
Es m enester que tales vínculos no se co nviertan en tó
pico, retórica de sobrem esa, despliegue verbal y venia p ro
toco laria. E llos existen ahincados en las raíces m ism as de
nuestras nacion alidades, en el subsuelo y el espesor de la
historia. No podem os olvidarlos, ni desecharlos, ni cam 
biarlos a nuestro antojo. P o r eso se requ iere que ellos aflo
ren a la superficie de la vida colectiva y que las voces que
los prego nan tengan v irtud creadora p ara encarnarse en
actos.
P a ra conseguirlo h ay que em pezar por la vía del cono
cim iento, que no ha de ser u n ilateral, sino recíproca tarea.
Así com o al otro lado del M ar T enebroso, que surcaron las
carabelas de C olón, ciento veinte m illones de hispano-am e-
ricanos conocen con inteligencia de am or la H istoria de
E spaña desde las gestas del R om ancero, su original cu ltu
ra, sus figuras representativas en todas las edades hasta la
época contem poránea, jp.o es descom edida exigencia que se
acentúe el interés de las gentes españolas, no ya en las
m inorías letradas, sino en el pueblo m ism o, p o r nuestras
naciones, que tien en u n fo rm idable im pulso de progreso,
econom ías en auge, grande entidad p olítica, form as p ro
pias de vida y nuevos valores culturales. A ese objetivo se
en cam inan las preocupaciones y los esfuerzos oficiales de
España a través de in strum entos tan eficaces com o el In s
tituto de C u ltura H ispánica. Pero es necesario que la P re n
sa y la R adio, que son vehículos p ara llegar h asta el hom 
bre raso, hasta las grandes masas, se im pongan esa div u l
gación m etódica como u na consigna.
N osotros los hom bres de H ispanoam érica, y sing ular
m ente los colom bianos, m antenem os u na devoción filial por
España y con ufan ía nos confesam os frutos de su vien tre.
Uno de m is co m patriotas decía que ella, al irra d ia r lejos
de sí lo que iba creando : población, civilización, cu ltura y
com ercio, dióse ella m ism a en cada alum bram iento, m ul
tiplicándose y agotándose, como toda m ate rnidad .
Hace días, con asistencia y concurso de organism os ofi
ciales españoles, com o la U niversidad de M ad rid y el Ins
tituto de C ultu ra H ispánica, la E m bajad a de C olom bia llevó
a cabo varios solem nes actos académ icos en con m em ora
ción del prim er cen tenario de un insigne hu m an ista y h o m 
bre de Estado de mi país. Se trata b a del ex P resid ente Suá
rez, cuya obra de escritor clásico hizo decir a don Ju an
V alera, su contem poráneo, que C ervantes se en contrab a en
tonces en Colom bia y se llam aba M arco F idel Suárez. Q u i
zás el concepto sea dem asiado lisonjero e hiperbó lico, pero
cabe sostener que si el señor Suárez no era el M anco de
L epanto redivivo, se le podía co nsiderar cuando menos
como su albacea o ejecu tor testam entario, con tenencia
de bienes.
Pues el señor Suárez, al ex altar el castellano como le n
gua im perial, cuyos dilatados dom inios abarcan tantas la
titudes y clim as, adv ertía que al producirse la indep en d en
cia política de los países hispanoam ericanos, p o r h ab e r lle
gado a la edad viril o m ayoridad comp sociedades civiles,
aquello im plicaba un cam bio en las relaciones jurídicas,
que h ab ían de ser en tre E stados soberanos, pero no una ru p
tura de los n aturales lazos. P o r eso era p lacentera a su es
p íritu la victoria de una idea de aproxim ación en tre los
países de origen ibérico del hem isferio occidental y de ellos
con E spaña. Ese vasto con ju nto de pueblos, esa congrega
ción hispano am erican a, con su p u janza creciente, sacaba
desatinada la previsión del ilustre cardenal Cisneros, cu an
do aconsejara a los Reyes C atólicos desviar sus m iradas
del Nuevo M undo para fijarlas en sus posesiones africanas
y europeas, pues si tal hubiese acontecido, en la balanza
de las naciones p esaría hoy m enos la raza latina .
La do ctrina Suárez sobre la arm onía bolivarian a, que
preconiza el reconocim iento de privilegiad os y singulares
fueros entre los Estados que fu nd ara el genio del L ib e r
tado r. p ara su bienand anza y progreso, po r su prop ia d in á
m ica y el desenvolvim iento de la tesis en posteriores escri
tos, abarca el haz de los p ueblos h ispanoam ericanos y tam 
bién la E spañ a genitora. En el m undo contem poráneo, co
mo d ijera P au l V alery, el cam bio de escalas y m agnitudes
no p erm ite la historia m elódica ni los acontecim ientos lo
calizados en un país, pues todos ellos tien en u n a p lu ra li
dad de resonancias y se entrem ezclan inextricab lem ente p or
todas partes. P o r eso el entend im iento cord ial entre nues
tros pueblos es más u rgente que nunca. E l señor Suárez no
se refería a alianzas fo rm ularias de tratados, a estip u lacio
nes entre altas p artes contratantes, sino a un a fratern id ad
em anada de la in trah isto ria y solicitada p or el porv enir.
Más que com unidad, com unión.
No existe, ni cabe, o tra consigna que la de aquel poeta
nacido bajo el nicaragüense sol de encendidos oros . E l
poeta tiene don o racular, an ticipada visión del fu turo, veta
de profecía. Se ha dicho que el vate es legislador del m u n
do y pa rtero de la h istoria. Y era R ubén D arío qu ien p ro 
clam aba, en la S alu tación del O p tim ista, al an un ciar que
resucita la an tigua v irtu d que a la p rogenia h isp an a hizo
dueña de siglos y se siente el soplo de prim av erales reto ño s:
Unanse, brillen, secúndense tantos vigores dispersos,
formen todos un haz de energía ecuménica” .
HERALDICA COLOMBIANA
P
RECISAMENTE ahora, cuando el Juan Sebas
tián Elcano”buque-escuela de los guardias
marinas españoles—toca en Cartagena de In
dias, se ordenan estas breves notas de archivo
para el número especial de MUNDO HISPANICO de
dicado a Colombia, sobre cuyo suelo meciérase la
cuna de los nobles hoy evocados aquí y en donde
otro antiguo hijosdalgo hispano, don Blas de*Lezo, li
gando para siempre su nombre al de la Reina de
las Indias”, escribiría en ella, corriendo el XVIII, una
de las ilustres ginas de nuestra conjunta Historia en
lucha contra el inglés.
De Cartagena de Indias, donde, entre otros, viera la
primera luz en 1751 don Jo Girón y Díaz Fajardo,
ingresando en la Real Armada, tras oportuno proce
so genealógico nobiliario entonces exigido, el 6 de ju
nio de 1767. Hijo del capitán de Infantería de los
Ejércitos de Su Majestad Católica don BartoloGirón
Enriquez de Cabrera y Aguilera y de su esposa, do
ña Manuela Díaz Fajardo, nacida en Cartagena de
Indias del matrimonio de don Faustino Díaz Fajardo,
Tesorero aquí de las Reales Cajas, y da Josefa de
Tapia y Esquivel, hermana del santiaguista don Manuel.
(Archivo Central del Ministerio de Marina. Prue
bas de caballeros guardias marinas. Exp. m. 1.016.)
Lo propio que don Manuel de Avalo y Vera, per
teneciente asimismo a las Reales Compañías de Guar
dias Marinas, en las que fuera asentado el 15 de fe
brero de 1787. stago legítimo del mariscal de los
Ejércitos don Antonio de Arévalo y Esteban y de
doña María Teresa de Vera y Gaviria, cartagenera
como el hijo.
(Válgoma y Finistrat: Real Compañía de Guardias
Marinas y Colegio Naval” , III, 217.)
De Cartagena de Indias igualmente, bautizado en
su basílica el 16 de marzo de 1665, fué el caballero
de la Orden Militar de Alcántara don Bernardo de
Estrada, fruto del enlace del capitán don Jerónimo
de Estrada, marqués de Casa Estrada, y de doña Jua
na de Ángulo, nacida a su vez en Cartagena y bau
tizada en la catedral el 6 de julio de 1644. Unigénita
esta señora del alférez Felipe de Angulo y de su mu
jer, da Isabel Bernal de Heredia, nacida en Car
tagena y bautizada el 18 de junio de 1615, heredera
del regidor Diego Bernal de Heredia y de da Ma
ría de Fontidueñas, matrimoniados aquí el 17 de abril
de 1641.
Esta colombiana doña Isabel, muerta en su ciudad
natal, previo testamento formalizado ante Bartolomé
de Salinas el 8 de febrero de 1644, hacía figurar en
tre las cláusulas del mismo una bien simbólica en que
liberta a Guiomar, negra de casta angola, por lo
bien que me a servido” ... Doña Isabel era hermana
de don Diego Bernal de Heredia, secretario del Se
creto del Santo Oficio de Cartagena, e hija del sargen
to mayor don Diego Bernal, regidor de dicha ciudad
y natural de Sevilla.
Practicáronse sus probanzas por Real Cédula de 27
de abril de 1705, igual que a su hermano don Diego
Martín, coronel de Caballería española, del mismo há
bito, bautizado en la catedral de Cartagena el 10 de
febrero de 1670.
(A. H. N. : Alcántara. Exps. núms. 493 y 4Í4.)
P O R
DALM1RO DE LA VALGOMA
don Luis de Mesa Cortés, del Consejo de Su Majestad
y su oidor en esta Real Audiencia, y doña Ana Pe.
rez, de Santa Fe; y los maternos, don Francisco Mal-
donado, uno de los múltiples vastagos de esa antigua
e ilustre raza salmantina, de tan descollantes varones
el escudo de las cinco lises, que decora esta página,
blasonando mausoleos y mansiones acá y acullá, y
doña Beatriz de Vitoria, de Cartagena de Indias
también.
(A. H. N. : Santiago. Exp. núm. 5.253.)
A la propia Orden del Apóstol perteneció don Fran-
cisco de Paula Manrique, bautizado en la catedral de
Cartagena de Indias el 13 de abril de 1658 e hijo le
gítimo de don Dionisio Pérez Manrique, marqués de
Santiago, capitán general del Nuevo Reino de Gra
nada, caballero del mismo hábito, aprobándose sus ex
pedientes de pruebas el 13 de octubre de 1687.
(A. H. N. : Santiago. Exp. núm. 4.819.)
El marquesado de Santiago fué merced de Don Fe
lipe IV, de 14 de julio del año 1690, a favor del ex
presado don Dionisio Pérez Manrique, hallándose ac
tualmente ostentado, con la denominación de Villa-
mayor de Santiago, por doña Etelvina Velazquez, con
sorte del barón de San Petrillo, caballero de San Juan
de Malta.
Entre muchos más que cabría citar—ase la obra
del peruano Lohmann Villena, integra el plantel
de colombianos individuos de nuestras tradicionales
Ordenes Militares el calatravo don Juan Dionisio La
rrea Zurbano, cuyas pruebas se despacharon el 9 de
abril de 1685. Bautizado diecinueve años antes, el 25
de febrero de 1666, en Santa Fe, por el arzobispo
fray Juan de Aguinao. era hijo del doctor don Juan
de Larrea Zurbano Ruiz de Bustillo, de la Orden de
Alcántara y del Consejo de Su Majestad, su oidor
y alcalde de Corte, nacido en Asiento de Colcha
(Perú), y de su esposa, doña rez Manrique y Cam-
beros, bautizada en Santa Fe el 30 de marzo de 1666,
e hija de don Dionisio, antes citado, capitán gene
ral del Nuevo Reino de Granada, oriundo—y nativo—
de Aragón (Tarazona), y de su cónyuge, doña Juana
Camberos Hurtado de Sotomayor, natural del Nuevo
Reino de Granada.
Blasonados estos de Larrea según descripción que
ofrecen las probanzas de Alcántara del progenitor de
nuestro calatravo—estudiadas, como las restantes que
Componen estos apuntes, para integrar su texto—tal
como figuran en el gráfico heráldico que ilumina la
presente nota, trasunto del escudo de su casa solar de
Castro Urdiales.
(A. H. N .: Calatrava, exp. núm. 1.369, y Alcántara,
expediente núm. 786.)
Caballeros todos de sangre hispana, nacidos, igual
que otros de su estirpe, en Santa Fe de Bogotá, en
Antioquia, en Cartagena de Indias, en Santiago de
Arma, en cualquier ciudad o villa de Colombia, mas
de una vez condecorados para sus escudos civiles por
la Católica Majestad con águilas bicéfalas, castillos y
leones, sumos símbolos de una insigne e inolvidable
naturaleza común.
El marquesado de Casa Estrada fué merced de
Su Majestad el Rey Don Felipe V, por Real Decreto
de 22 de marzo de 1704 y Real Despacho de 15 de oc
tubre, a favor del progenitor de los citados alcanta-
rinosoriundos de Asturias, que se blasonan con el
águila imperial y escudo de azur, tres fajas de oro
cargadas de siete armiños de sable, tal como aparecen
en el diseño realizado por Ricardo Abad para ilustra
ción de nota. (De águila”, lucero” y robles” se
habla en las pruebas del alcantarino citado.)
En la capital colombiana vió también su primera
luz el caballero de Santiago don Jo Mesa y Cors,
cuyas probanzas despacháronse el 19 de mayo de 1656.
Era hijo del alférez mayor v regidor perpetuo de
Cartagena de Indias don Luis de Mesa, nacido en San
ta Fe del Nuevo Reino de Granadael Bogotá ac
tual—,
V de su consorte, doña Juana de Maldonado,
natural de Cartagena. Los paternos abuelos, doctor
GRAN
COSTURA
AVENIDA
DE C A LV O
SOTELO, 16
(Antes Paseo
de Recoletos)
TE L E F O N O
3 5 0512
MADRID
S I E T E
PRESENTE
RAICES
D E L
COLOMBIANO
Conio en todas las naciones, el presente c
lombiano nace de. su pasado histórico y ar
bos hunden sus raíces en la naturaleza pe
manente del medio y de las razas. Por eso <
el pasado y la naturaleza de Colombia se de
tacan siete raíces, siete realidades o hech>
que han contribuido a su caracterización
tre los demás pses de la Arica del Sur.
O La primera característica de Colombia es su posición continental. Se la ha llamado casa de esquina”,
abierta a dos océanos: al Atntico y al Pafico inmenso; con 1.600 kilómetros de costas sobre el primero y
1.300 sobre el mar de Balboa. Al sur de la nación cprre el ecuador terrestre; por su centro, el ecuador térmico,
y s allá del extremo de su límite sur, el ecuador magnético. Vecina del mar Caribe, no participa de sus ci
clones, pero sí de las posibilidades del comercio, mediante carta de navegación dentro de su Mediterráneo ame
ricano, con los puertos del sur de los Estados Unidos, con Méjico, Centroamérica, Cuba y las grandes y peque
ñas Antillas, con Venezuela y las Guayanas. Por el occidente, la llama el tráfico con los países occidentales
americanos, y a la distancia se le ofrecen vínculos con el que los europeos llaman lejano Oriente, que para
Colombia es el cercano Occidente.
Esa posición continental sintetiza el pasado y preludia el futuro; es en la heráldica de la nación y es su
destino de avanzada de Suramérica y eslabón entre el norte y el sur del hemisferio occidental.
O La cordillera de los Andes, que al sur del continente forma una densa y única cadena de montañas que
encauza las aguas hacia el cercano Pafico y el lejano Atlántico, al entrar, por el Sur, al territorio colombiano,
se divide en varios altísimos cordones que se abren en abanico y se distancian entre , buscando el Norte, don
de se humillan hacia el mar de las Antillas. Por eso es Colombia país de montañas y país de llanuras, tierra
escarpada y de regazos benévolos para el trabajo humano...
O De esta dispersión orogràfica dcL territorio nace una condición peculiar de Colombia: la repartición de
sus climas. El intertrópico se caracteriza por la igualdad del clima en cada localidad, a lo largo de todo el
o; por la duración casi igual de los días y por la falta de estaciones climáticas: primavera, verano, otoño e
invierno. Al mismo tiempo, existe la variedad de los climas en las diversas localidades al ascender en las
montañas sobre el nivel del mar. En Colombia se suelen llamar tierras calientes o tropicales, en sentido es
tricto, a las que tienen de 1 a 1.000 metros de altura; templadas, las que ascienden de 1.000 a 2.000 metros;
frías, las que suben de 2.000 a 3.000. Más arriba están los páramos y las tierras gélidas vecinas a las nieves per
petuas que cubren las spides de las cordilleras. La periodicidad anual climática se reduce en estas latitudes
a los períodos de vientos y a los de lluvias y de sequía, que aq se llaman, por analogía, invierno y verano, pero
que, al revés de los países cxtratropicales, son, respectivamente, los de mayor y menor vegetación. Esta perio-
ricidad depende del movimiento terrestre de nutación, que determina la aparente translación del sol ora al t
pico Cáncer del norte, ora al sur de Capricornio. Por la posición continental de Colombia, se producen en ella
contrastes singulares. Los dos pasos del sol por el cénit de sus tierras, a cortos intervalos en el Norte y más se
parados en el Sur, producen en el Norte colombiano un largo verano en los meses de diciembre, enero, febrero y
marzo; mientras que en el Sur la misma estación viene duplicada, prolongada, en junio, julio y agosto y acortada
en diciembre, enero y febrero. Las tierras de latitud media del país, en razón de la orografía, tienen perio
dicidades muy variables respecto de las lluvias. Porque la distancia cenital del sol determina los vientos y éstos,
a su vez, la traslación de grandes masas de humedad marina y selvática y su precipitación en forma de lluvias.
Tales complejos convierten a Colombia en un mosaico de climas, dan una gama variadísima a las cosechas e
imponen una muy varia repartición de las labores agrícolas. En Colombia se siembra siempre y se cosecha y
no se presentan, eomo en el verano de España, momen'tos en que toda la nación debe frenar, simultáneamente,
el ritmo de sus actividades.
O El territorio colombiano tiene hacia su interior una prolongación del mar antillano, que es el o Mag
dalena, eje de su cartograa; el río que ha mantenido en comunicación con el mar a todos sus viajeros y que,
por ello, ha sido llamado “ padre de la nación y camino circulante de su progreso. El o Magdalena orientó
el comercio, fué la ruta de la sangre, hasta que la aviación venc las dificultades de la tremenda orografía, de
las incomensurables distancias y de las selvas que cubrían el territorio al presentarse en él el hombre español.
© La quinta peculiaridad de Colombia fué histórica y puesta por España. El conquistador más eminente
del territorio hoy colombiano, don Gonzalo Jiménez de Quesada, penetrando por el río Magdalena llegó a des
cubrir en el interior de las tierras, lejos del mar, las altas mesetas de Bogotá, Tunja y Sogamoso, tierras de
enorme temperamento, ricas en indios, abundantes en oro y en sustento. Allí fi la capital de la extensa pro
vincia española y estabilizó su dominio para la Corona. Por eso Bogotá es la capital de nación mas retirada del
mar entre las americanas; si por un lado olvidada, por otro fué sede de las excelencias del pensamiento, cuya
semejanza con el valle del Genil hizo que el’ conquistador la llamara Santa Fe, capital del Nuevo Beino de
Granada. La cultura de Colombia y el gobierno se hicieron a, no centrípetas, sino centrífugas, y se extendie
ron hacia el interior del Continente, hasta el Orinoco y los grandes afluentes del Amazonas. Esa condición con
figuró el mapa de Colombia.
O Poco a poco, irradiando de ese centro que era Santa Fe de Bogotá, vinculándose con la vía providencial
que era el río Magdalena, se fueron estructurando los caminos, estabilizándose las ciudades, dispersándose los
cleos de población, y de ahí surgió “ Colombia, país de ciudades” . La raza hispana, mejor distribuida sobre
los valles ubérrimos, la uniformidad mayor de la lengua castellana, que absorbió, más que en otros países del
continente, los idiomas indígenas...; a esas condiciones se debieron el aislamiento de la nación respecto de otros
países, su solidaridad de lo extenso y la escasa inmigración foránea, que han dado a Colombia su sello actual.
Colombia, que vivió tres siglos de vida española que no llena sino siglo y medio de vida independiente,
posee, por eso, una impregnación propicia para el desarrollo de los grandes ideales hispanos, de solera
clásica.
© Por último, Colombia presenta en su pueblo un complejo abigarrado de sangres. Recibió la española y
la mezcló, por el confinamiento colonial, con la de los indios. A ellos se unieron los negros, arrancados al Afri
ca para servir de esclavos en las minas y de cargueros en los imposibles senderos de las cordilleras. Un cristia
nismo lógico y una convicción de la igualdad de todos los hombres ante la nación y ante sus semejantes fundió
en el crisol del territorio colombiano fuerzas genéticas de tres continentes. Esa ebullición promete para el por
venir un pueblo sin discriminaciones de artificio ni de abolengos, unificado con los s elevados y trascenden
tes principios de la gracia y de la Naturaleza, de la ley del trabajo y de la confraternidad de los hombres.
.
Ciudad de Medellín, de la Flota Grancolom
biana
tratamiento amistoso y equitativo en materia de fle
tes. Con procedimientos ingeniosos comenzó a impo
ner el pago de dichos fletes en pesos, medida acogi
da con beneplácito, porque de este modo podían com
prarse s mercancías o materias primas siempre y
cuando fuesen embarcadas éstas por la Flota.
La Flota Mercante Grancolombiana inició sus ope
raciones marítimas en julio de 1947 y las escrituras
de constitución se firmaron en la Quinta de Bolívar ,
de Bogotá, el 8 de junio de 1946. Su red de servicios
se extiende a Estados Unidos, Canadá, Méjico y otros
países del continente, así como a Europa, y por co.
nexiones con la Osaka Shosen Kaisha” , con el Leja
no Oriente.
La Flota ha transportado en siete años de operacio
nes en el mar 6.316.402,51 toneladas, con una recau
dación en bruto por fletes de $ 333.000.000, y con un
recorrido de 7.215.751 millas, que equivalen a 334
vueltas al mundo, resultado de 1.468 viajes. Las uti
lidades líquidas se elevan a un poco más de
$ 35.000.000, con los cuales, la Flota ha reforzado sus
equipos y se ha capacitado para la adquisición per
manente de magníficos barcos propios de los s
modernos^ tipos en los de su clase que se hayan cons
truido después de la guerra, los cuales son amortiza
dos en un plazo de diezos. Después de la separa
ción de Venezuela, en octubre de 1953, la Empresa
intensificó sus programas de compra de unidades, or
denando la construcción en Alemania de un gran nú
mero de buques.
Entre sus dotaciones y programas en marcha están
incluidas motonaves para servicios especializados de
cabotaje, transporte de ganados en líneas costeras e
internacionales, buques de amplias cámaras frigorífi
cas para la movilización de banano y carne, de uni
dades veloces con un desplazamiento que fluctúa en
tre las 4.800 y las 10.000 toneladas. Dichas unidades'
disponen de radar y del instrumental náutico más
moderno, de suerte que la Flota Grancolombiana es
a la vanguardia en el progreso naval. Un promedio de
treinta barcos propios y alqi lados opera en todos
los mares del mundo.
El o pasado la Flota transportó 1.220.431,82 to
neladas, con una recaudación bruta por éoncepto de
fletes de $ 71.299.860,36, de lo cual correspond a
Colombia 827.349,62 toneladas y una recaudación en
fletes de $ 45.995.557,70, cifras que dan idea no sólo
de la pujanza, de la ascendente actividad de la Com
pañía, sino del considerable ensanche del movimiento
importador y exportador de Colombia.
EÍ1 BUSCA DE Ufi D ESW O
L
OS capítulos que preceden no son sino un refle
jo parcial de la lucha que Colombia mantiene por
situarse definitivamente en la vanguardia de las
naciones hispanoamericanas. Otras instituciones de ca
cter nacional o privado dan testimonio también del
genio emprendedor y de la capacidad de trabajo del
pueblo colombiano. Colombia está en busca de su des
tino. En el orden interno e internacional aspira a
un sistema autárquico al que deben conducirle el fo
mento progresivo de su industria, el desarrollo de la
iniciativa privada, las garantías para la importación
de capitales, el sostenimiento y la estabilización de
su moneda y la orientación del crédito hacia la pro
ducción de bienes de capital. Colombia se propone
asimismo aprovechar técnicamente los recursos de su
tierra, elevar el nivel de vida del consumidor y re
formar las vigentes condiciones económicas de los
campesinos y obreros del país.
Sobre la base de una industria agrícola teenifica-
da solamente en pequeñas áreas y de la explotación
de algunos de los recursos naturales en la zona don
de están ubicados los departamentos, los colombianos,
con medios económicos limitados y sin la ayuda de
las grandes potencias, han construido un país y una
civilizacn que se ofrece ya en perspectivas halagüe
ñas en el Nuevo Mundo, fundamentados en una pres
tigiosa tradición cultural.
INSTITUTO DE COLONIZACION
E INMIGRACION
E
NTRE las obras de alto iuterés nacional que se
han ejecutado en los últimos os debe men
cionarse la fundación del Instituto de Coloniza
ción e Inmigracn de la Reblica colombiana. Con
dicho Instituto se aspira a resolver de una manera
sistemática e inteligente el doble problema que re
presenta las regiones inexplotadas o económicamente
pobres del país, por una parte, y la absorción e ins
talación de los grupos inmigratorios acogidos por el
Gobierno colombiano.
Aunque es cierto que en términos generales el sue
lo de Colombia es igualmente apto para el cultivo
agcola y ganadero, es cierto también que las mejo
res tierras son de propiedad privada y vienen siendo
explotadas casi en su totalidad por sus poseedores.
LA DUR A C ON QUISTA DE L A
...
SELVA.
UNA NACION EN BUSCA DE SU DESTINO.
D
IVERSAS instituciones de interés público han
sido creadas en Colombia por iniciativa de los
Ministerios, del Banco de la Reblica, de la
Federación de Cafeteros, etc. Su principal objeto es
fomentar el desenvolvimiento de las principales in
dustrias nacionales. Entre estas instituciones merecen
ser citadas la Caja de Crédito Agrario, Industrial y
Minero, que concede créditos a los agricultores para
elevar el nivel de producción ; el Instituto del Pro
greso Industrial, que favorece la creación y financia
ción de diversas Empresas; el Instituto de Crédito
Territorial, a quien incumbe la mejora de la vida de
los trabajadores; el Instituto Nacional de Abasteci
miento, cuya función esencial es proteger la agricul
tura distribuyendo los productos a precios regulares ;
el Instituto de Parcelamiento, Colonización y Defen
sa Forestal.
Parcela cultivada por el Instituto de Colonizac
Un tractor del Instituto de Colonización en la se
L
AS grandes potencias económicas han dispuesto
de poderosas Marinas mercantes y han competi
do entre sí para la defensa de sus mercados en
los países más débiles; pero en torno a dichas em
presas marítimas se fué desarrollando el trust s
imperativo y absorbente, aplicando tarifas gravosas que
convertían a los transportes marítimos en prohibitivos
para las naciones débiles que no disponían de medios
propios para su intercambio comercial. Para eliminar
la competencia se crearon organismos llamados regu
ladores, atendiendo solamente al criterio comercial de
sus asociados, quienes buscaban fletes de más alto ren
dimiento, sin cuidarse de los trastornos que con ello
se originaban en perjuicio de las economías subdesarro
lladas. El monopolio matimo a que nos referimos
hizo depender a estas economías prácticamente de la
voluntad de compañías y consorcios foráneos.
Para resolver esta situación de inferioridad ha sido
creada la Flota Mercante Grancolombiana.
La constitución de dicha Flota puede ser señalada
también como uno de los acontecimientos más tras
cendentales del hemisferio occidental y como ejem
plo de cooperacn económica para las naciones del
continente.
La Flota Mercante Grancolombiana fué constituida
como una sociedad anónima con un capital inicial
de 35.000.000 de pesos colombianos suscrito por enti
dades semioficiales : Federación Nacional de Cafete
ros, Banco Agrícola y Pecuario y Banco Nacional de
Foménto de Colombia, Venezuela y Ecuador, respec
tivamente, y accionistas particulares en proporciones
del 45 por 100 cada una de las dos naciones prime
ras y del 10 por 100 la última. Por acuerdo unánime
se convino en que la Empresa se organizara como en
tidad privada, al margen de los asuntos políticos, a
fin de asegurar su manejo autónomo y comercia], para
que esta obra trascendental perdurase y cumpliese sus
objetivos para el desarrollo de la economía de los
países hermanos.
Cuando se fundó la Flota se pensó en realizar con
la Compañía una misión s alta que la única de-
transportar cargas. Su inspiración emanó de los idea
les bolivarianos para consolidar en los frentes fun
damentales la autonomía y la unidad económica de
Iberoamérica. A l tiempo que la Grancolombiana lu
chaba arduamente contra sistemas inveterados y ex
clusivistas de poderosas líneas extranjeras, ejercitaba
también en los consorcios una recia política defen
siva de las economías de nuestros países, valiéndose
para ese fin de sus voceros, los cuales reclamaban
disminuciones de tarifas, eliminación de recargos y
P A Z DE RIO: CARBON, HIERRO Y ACERO.
LA FLOTA MERCANTE GRANCOLO MBIANA.
Una poderosa draga en la zona de Cimitarra
algunos pequeños grupos de inmigrantes especializa
dos que estimulen y propongan nuevos métodos de
trabajo a los campesinos nacionales, el